Transporte al trabajo

  • Imprimir

 

 

La actual distribución espacial de los usos del suelo y el uso ineficiente y abusivo del vehículo privado por parte de las empresas, empleados, visitantes,… está generando graves problemas en los desplazamientos a los centros de trabajo. Los principales efectos negativos generados son: la congestión, los accidentes, el incremento de emisiones contaminantes, aumentos de consumos energéticos, los desequilibrios en los repartos modales…

Para solventar dichos problemas se ha introducido la figura de los Planes de Transporte al Trabajo cuyo principal objetivo es alcanzar un cambio en los patrones de movilidad hacia una mayor sostenibilidad en los desplazamientos.

Ello se consigue mediante la implementación de conjuntos de medidas de transporte que fomenten el uso racional de la oferta de transporte existente, lo que supone, un menor uso del vehículo privado incrementando, por tanto, la participación de modos más sostenibles y menos contaminantes como el Transporte Público o Colectivo, la bicicleta y el viaje a pie.